10 actitudes para mejorar tu relación de pareja


Relaciones de pareja 18 Dic 2020


Las parejas exitosas no tienen el don de la sabiduría infinita ni están tocados por una magia especial y las demás parejas no, lo que ocurre en realidad es que las parejas exitosas tienen una capacidad para poner en marcha unas herramientas y actitudes que las parejas no exitosas no aplican a su relación.

En este artículo te presento las 10 actitudes que ponen las parejas exitosas para tener una relación feliz.

CAPACIDAD DE CONOCER PROFUNDAMENTE A LA PAREJA.

Nuestras parejas son personas que van evolucionando y cambiando en cuanto a intereses, necesidades, maneras de ver las cosas y manera de percibir la vida. Si no nosotros no somos capaces de tener una información actualizada y tenemos una versión obsoleta de nuestra pareja, no sobremos realmente quién es nuestra pareja.

Las parejas exitosas tienen versiones actualizadas de sus parejas y esto lo consiguen a través de preguntas, de la escucha activa, de la observación, en conclusión se esfuerzan por conocer su vida, para conocer íntimamente a la persona con la que comparten su vida. Esto lo hacen independientemente de que lleven juntos muchos años y esto les ayuda a saber que es lo importante para el otro en cada momento.

 

LAS MUESTRAS DE AFECTO.

Cuando empezamos una relación nos prodigamos bastante en las demostraciones de afecto, ya sea a través de besos, de caricias, de refuerzos y comentarios positivos hacia nuestra pareja, a medida que vamos poniendo tiempo en la relación casi que de forma inversamente proporcional vamos perdiendo esa actitud de refuerzo de nuestra pareja y los gestos de afecto.

Las parejas exitosas nunca pierden esa actitud de afecto manifiesto hacia el otro. Por eso si tu relación ha perdido las demostraciones de afecto, debéis implementarla para que vuestra relación sea satisfactoria.

 

COMPARTIR TIEMPO.

Muchas veces cuando llevamos tiempo en nuestra relación o convivimos con nuestra pareja confundimos el compartir tiempo con compartir espacio, es decir, creemos que estar sentados juntos en el sofá es suficiente tiempo compartido.

Las parejas exitosas reservan tiempo de ocio para hacer cosas en pareja, independientemente de que otra parte del tiempo la puedan dedicar a los amigos, la familia o a actividades individuales. Esto convierte su tiempo compartido en tiempo de calidad.

Así mismo, comparten proyectos que pueden ser de gran envergadura como planificar las vacaciones del año por ejemplo, o actividades del día a día, ya que tienen la habilidad de convertir tareas cotidianas como hacer la compra semanal en un proyecto conjunto.

 

VER A LA PAREJA CON LOS OJOS DE LA BENEVOLENCIA.

Nuestras parejas no son perfectas, al contrario, son personas con sus fallos, sus vulnerabilidades, sus virtudes y sus defectos. Cuando nuestra pareja comete un fallo, lo podemos ver desde dos perspectivas diferentes.

Lo puedo ver como algo negativo y negligente de su parte y por tanto comenzar un conflicto o bien verlo desde los ojos de la benevolencia, que sería esa percepción en la que veo que los errores que comete mi pareja no lo hace desde la voluntad de hacerme daño o provocarme, sino desde el ser humano que es y que por tanto comete errores.

 

CAPACIDAD DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS.

Todas las parejas tienen problemas, tanto las parejas que son exitosas como las que no. La diferencia entre unas y otras es que las parejas exitosas se centran en la búsqueda de soluciones y no en darle vueltas al problema o en buscar culpables que es la actitud que toman las parejas no exitosas.

Las parejas exitosas tienen la actitud de buscar soluciones para que un problema presente hoy no aparezca nuevamente mañana.

 

CAPACIDAD PARA EXPRESARSE EFICAZMENTE.

Comunicarse de manera eficaz no solo es hablar de como nos ha ido el día o hablar sobre las cosas cotidianas. Tiene que ver con esa capacidad de expresar nuestras emociones negativas pero desde un punto de vista constructivo, no con el objetivo de herir al otro. Es decir, es una capacidad para expresar emociones de manera clara y sencilla sin abrumar al otro con demasiada información y con el objetivo de poder entenderse.

 

SER ALIADOS SIEMPRE.

Cuando nos ha pasado algo negativo fuera de nuestra relación y se lo contamos a nuestra pareja, a veces nuestra pareja reacciona poniéndose de parte del otro y nos hace comentarios del tipo “es que tu eres muy mandón”, “es que como no te callas nada”, “es que como tienes ese mal genio”. Con esta actitud sentimos que nuestra pareja no está “jugando en nuestro equipo” sino que está jugando en el equipo del otro.

Las parejas exitosas tienen esa capacidad de ponerse siempre del lado de su pareja, independientemente que luego puedan hacer referencia a las actitudes negativas que consideran que su pareja ha puesto en marcha en esa situación.

Por lo que es importante desarrollar esta capacidad en nuestra relación, ya que nos sentiremos apoyados y apoyaremos a nuestra pareja de forma incondicional.

CAPACIDAD PARA ACORRALAR LOS PROBLEMAS.

Como hemos dicho todas las parejas tiene problemas pero las parejas no exitosas hacen de los problemas un tercero en discordia y le hacen protagonista de su relación. Esto se traduce en la relación en que cambiamos nuestras actitudes y nuestros comportamientos dentro de la relación, por ejemplo dejo de hablar a mi pareja, empiezo a hacer las cosas por mi cuenta y no cuento con mi pareja, es decir que el problema domina las dinámicas de la relación.

Las parejas exitosas acorralan los problemas, no permiten que el problema se convierta en el protagonista de la relación ya que ellos son los protagonistas de la misma. A pesar de tener un problema que tienen que resolver, que para ello usan las otras actitudes de las que hemos hablado, acorralan el problema y siguen con sus rutinas y sus actividades conjuntas de manera habitual.

 

NO JUZGAN A SUS PAREJAS.

Las parejas exitosas aceptan de forma incondicional de la pareja, no pretenden cambiarla. Esto no quiere decir que no expresen mutuamente las cosas que creen que deben cambiarse para que la relación siga funcionando y negocien para llegar a un punto de entendimiento. Pero no juzgan ni presionan a sus parejas para que cambien.

 

LA SINCERIDAD CON MEDIDA.

Hay veces que oímos aquello de “yo soy muy sincera con mi pareja”, “con mi pareja no me callo nada”, “yo es que digo las cosas como las pienso”, etc. Esta sinceridad desmedida puede correr el peligro de convertirse en impertinencia. La impertinencia puede ser dañina y herir a nuestra pareja, la impertinencia nunca es buena compañera de viaje en una relación.

Por tanto, decir las cosas está bien y es algo que debemos hacer, como decíamos en actitudes anteriores, pero saber decir las cosas sin herir y sin dañar a nuestra pareja es algo fundamental para la buena salud de la relación.